domingo, enero 28, 2007

Mezcalino me recordó que existía esta página con trocitos míos, y (¿por qué no?) he decidio darle un empujón. Sólo que será distinto. Hoy estoy enamorada por partida doble, de un colombiano y un búlgaro (una siempre fue amante de la multiculturalidad). Y gano con ello esperanzas, y bastante llorar (pero yo siempre lo tuve tan fácil para los incisos dramáticos). Pero esto no será un diario, ni una celdita de confesión.

¿El amor...?