lunes, enero 23, 2006

Yo adoro los diccionarios, es una de mis tantísimas debilidades... Siempre que viene a mi mente una palabra, aunque sepa perfectamente lo que es, corriendito voy a mi diccionario para leer aquello que dicen de ella. Cuando leo, siempre con un diccionario a mano, no puedo evitarlo, incluso a veces tengo que irme a sitios donde no los tengan para poder dedicarme a leer tranquila, a veces me exaspero yo sola...

Pero, sea como sea, amo los diccionarios. Mis padres me llaman maniática, yo simplemente disfruto con esas definiciones, tantas veces tan frías, pero que yo sé que esconden millones de significados más, y momentos, personas que pronunciaron aquella palabra, que la odiaron, la dijeron apenas susurrándola como guardándosela para sí... Una palabra es un mundo, a pesar de que a veces las palabras sobren.

Ayer se cumplieron veinticinco años de la muerte de María Moliner, mujer que dedicó más de quince (creo recordar) años de su vida a la creación del renombrado diccionario, el mayor regalo material que me pudieron hacer. No soy partidaria de ese tipo de celebraciones o aniversarios, llamar a la atención por los 100, 45, 30, 22 años del nacimiento de... o la muerte de... o la publicación del libro... o la vigesimoquinta exposición del cuadro tal... en la ciudad no sé cuál... etc. Que al fin y al cabo, es una excusa para publicitarlos sin finalidad más de la de aumentar las arcas (y no del saber, claro) ajenas. Pero el sábado leí un artículo sobre ella, y hoy me apeteció escribir aquí y recordarla, y agradecer publicamente el trabajo que hizo, porque entre sus páginas (las de su diccionario) pasé horas, sumergida entre las letras que me sirven lo que a otros una tila, una tarrina de helado...

Y recuerdo lo que leí que dijo Cortázar, tan lindo, ya no me creí rara:

Al Larousse Ilustrado lo olía, tenía un olor perfumado que todavía me llega. Tengo, Elena, un amor infinito por los diccionarios. Pasé largas convalecencias con un diccionario sobre las rodillas buscando la definición de la goleta, del porrón, del tifus. Mi madre se asomaba a la recámara a preguntarme: "-Qué le encuentras a un diccionario?" "-Todo".


Días hermosos para todos...


(La entrevista de http://www.geocities.com/juliocortazar_arg/cercade80.htm )

11 Comments:

Blogger mezcalino said...

yo tenia una enciclopedia SOPENA de 10 tomos y como 10 mil paginas cada uno...tmb me sumergia a buscar y rebuscar...el tomo 9 tenia paginas a color con fotografias de todos los paises del mundo en orden alfabético, sus obras de arte, su cultura etc...era un viaje...hasta que llego internet...y todo se fue al carajo...

24/1/06 03:33  
Blogger lucas said...

Hola "Yo" te seguí hasta acá...

de los diccionarios:
yo extraño el que tenia de chico...
hojas amarillas quebradizas, reseco... parecía un abuelo contando secretos... el mismo olor, la misma fragilidad... no sé que fue de el...

salu

24/1/06 12:38  
Blogger Niño Melón said...

Apasionante lo tuyo por los libros sin trama ni personajes, extraño el olor de las palabras encuadernadas... pero debo reconocer que algo de eso comparto contigo... Cuando necesito una definición me dirijo sin dilación a buscarla, y mientras paso las páginas veloz (porque me conozco y sé que a la mínima me despisto) buscando una inicial para mis pensamientos, en cuanto llego a la letra deseada me deleito al recorrer con la mirada todas y cada una de las entradas, siguiéndolas con el dedo, como acariciando las palabras. Y entonces sucede: una palabra que no conozco, me paro a admirarla y contemplo todas sus acepciones... la curiosidad me pica y decido buscar nuevas palabras, desconocidas fieras, y obtengo una nueva riqueza para mi léxico... me espero para disfrutarla y empiezo de nuevo en pos de alguna defición extraña... Cuando entro en el diccionario siempre me olvido de lo que estaba buscando...

Besos desde la nada.

25/1/06 11:20  
Blogger kissing Argentina said...

Que dice el diccionario de la palabra "volutas" (si es que existe la saque de un traductor de internet.. En frances "Volutes")?

25/1/06 11:29  
Blogger Tan Linda como Pelotuda said...

Los diccionarios son una gran pasion del saber. En algunos casos del querer saber.
Solia andar con un diccionario siempre, era un larousse version bolsillo. Lo llevaba a todas partes, hasta q en una de esas partes, decidio perderse.
Y asi como se perdio el, yo perdi mi interes en otros diccionarios.
Aunq cuando nose alguna palabra, corro desesperadamente a la biblioteca.

Saluditos.

25/1/06 15:22  
Blogger yo... said...

"Argentino": las volutas son figuras en forma de espiral, eso dice el diccionario y eso sabía yo, no era una palabra tan rara (aunque lo de raro es siempre subjetivo). Por ejemplo, las volutas de humo, ¿nunca lo escuchaste? A mí es una palabrita que me gusta mucho, suena bien, gracias por recordármela.

El diccionario con el que aprendí a amarlos (si eso se aprende), ni siquiera lo era, fue y es la Espasa Calpe, que en realidad es de mi hermana, así que algún dia me tendré que despedir de él.
Recuerdo que de más chica creía que todo lo que se podía conocer estaba entre las páginas de esos 24 tomos, cada uno por la letra de DICCIONARIOENCICLOPEDICO,y casi me eché (o quizá no casi) a llorar la primera vez que supe que había algo que le faltaba, porque algo que yo conocía no estaba... (Sí, un poco impresionable yo, pero linda a mi modo.)

Muchas gracias a todos por escribirme, me alegro de lo que dijisteis, besos grandes y cariñosos a todos... Os leo.

28/1/06 15:50  
Blogger Maha said...

Mi querida "yo"..... primero que nada gracias por tus comentarios en mi blog.... que alegría saber que te gusto lo que escribi.....

Con respecto a tu post.... soy igual.... coincido contigo.... cuando no sé una palabra inmediatamente busco un diccionario para saber que significa......
parece que somos muchos lo que hacemos lo mismo.......

Gracias nuevamente por tus lindas palabras..... y te espero cuando quieras por mi blog....

Te estaré visitando

besos para ti.....

1/2/06 01:28  
Blogger kissing Argentina said...

..de echo pensava en la volutas de humo de una cancion recaliente y tremendamente de virtuosa:

"Variations sur Marilou" de
Serge Gainsbourg (1976)
album "L'homme A Tête De Chou"

Dans son regard absent
Et son iris absinthe
Tandis que Marilou s'amuse à faire des vol>
> Utes
(volutes) de sèches au menthol
Entre deux bulles de comic-strip
Tout en jouant avec le zip
De ses Levi's
Je lis le vice
Et je pense à Caroll Lewis.

Dans son regard absent
Et son iris absinthe
Tandis que Marilou s'évertue à faire des vol >
> Utes
de sèches au menthol Entre deux bulles de comic-strip Tout en jouant avec son zip
A entrebailler ses Levi's
Dans son regard absent et son iris
Absinthe dis-je je lis le vice
De baby doll
Et je pense à LewisCaroll.

(...)

1/2/06 16:08  
Blogger yo... said...

Lewis Carroll!!!

¡Le adoro!

Y a Alicia también (para algo yo soy otra).

(El francés lo olvidé todo, una pena, habrá que buscar o medioadivinar.)

Besicos

1/2/06 22:43  
Blogger Päblo said...

Oh, nunca senti un gran amor por los diccionarios. Era algo extraño, peor cada vez q veia un diccionaio recordaba fomes clases, y me bajaba el animo xD
Pero aun asi entiendo perfectamente tu pasion por los diccionarios [quizas pasion no sea la palabra correcta xD pero no encontre otra, en este momento necesito un diccionairo xD]
Cuidate
Szia

6/2/06 16:52  
Blogger El Ninja said...

Ahhhh!!, que buenos recuerdos me trae esto. El mataburros (como le decia mi maestra)es algo genial. Recuerdo que cuando niño solia entretenerme abriendolo en cualquier pagina y leyendo la definicion de alguna palabra y de dicha definicion sacaba otra palabra para buscar y asi me perdia en ese mar de conocimientos.
Saludos.

9/2/06 00:06  

Publicar un comentario

<< Home