domingo, enero 28, 2007

Mezcalino me recordó que existía esta página con trocitos míos, y (¿por qué no?) he decidio darle un empujón. Sólo que será distinto. Hoy estoy enamorada por partida doble, de un colombiano y un búlgaro (una siempre fue amante de la multiculturalidad). Y gano con ello esperanzas, y bastante llorar (pero yo siempre lo tuve tan fácil para los incisos dramáticos). Pero esto no será un diario, ni una celdita de confesión.

¿El amor...?

domingo, junio 18, 2006

Nada, eso.

miércoles, mayo 10, 2006

Cuando una no escribe, lee, de donde sea (también cuando escribe, pero...).

Pink Floyd
Learning To Fly

Into the distance, a ribbon of black
Stretched to the point of no turning back
A flight of fancy on a windswept field
Standing alone my senses reeled
A fatal attraction holding me fast, how
Can I escape this irresistible grasp?
Can't keep my eyes from the circling skies

Tongue-tied and twisted
Just an earth-bound misfit, I

Ice is forming on the tips of my wings
Unheeded warnings, I thought I thought of everything
No navigator to guide my way home
Unladened, empty and turned to stone
A soul in tension that's learning to fly
Condition grounded but determined to try
Can't keep my eyes from the circling skies

Tongue-tied and twisted
just an earth-bound misfit, I

Above the planet on a wing and a prayer,
My grubby halo, a vapour trail in the empty air,
Across the clouds I see my shadow fly
Out of the corner of my watering eye
A dream unthreatened by the morning light
Could blow this soul right through the roof of the night

There's no sensation to compare with this
Suspended animation, a state of bliss
Can't keep my eyes from the circling skies

Tongue-tied and twisted
just an earth-bound misfit, I





Y gracias a Jorgito, y para gente como yo, the translation:

A la distancia, una estela de tristeza
Esforzado hasta el punto donde no hay vuelta atrás
Un vuelo fantástico sobre un campo barrido por el viento
Estando solo, mis sentidos atrapados
Una atracción fatal me esta sosteniendo rápido
Como puedo escapar de este irresistible atrape

No puedo mantener mis ojos en el cielo que da vueltas
Lengua tiesa y torcida, sólo un eslabón perdido de la Tierra, YO.

Se forma hielo en la punta de mis alas
Señales desatendidas, pensé que había pensado en todo
No hay navegante que guíe mi camino a casa
Sin carga, vacío y hecho una piedra.
Un alma en tensión, está aprendiendo a volar
Condición justificada pero determinada a intentar

No puedo mantener mis ojos en el cielo que da vueltas
Lengua tiesa y torcida, sólo un eslabón perdido de la Tierra, YO.

Por encima del planeta, sobre un ala y una plegaria
Mi sucia aura, un rastro de vapor en el aire vacío
A través de las nubes, veo mi sombra volar
Fuera del borde de mi ojo lloroso
Un sueño que no es amenazado por la luz del día
Podría volar esta alma a través del techo de la noche

No hay sensación que se compare con esto
Animación suspendida, un estado de dicha

No puedo mantener mi mente en el cielo que da vueltas
Lengua tiesa y torcida, sólo un eslabón perdido de la Tierra, YO.

miércoles, mayo 03, 2006

No es el martillo el que deja perfectos los guijarros, sino el agua con su danza y su canción.

Fue una lucecita...

domingo, abril 23, 2006

Una semana...

Estaba leyendo en el río, sobre un murito de piedra, y, cuando llegué a este párrafo, cuando ya andaba terminándolo, me ocurrió algo extraño. Fue como si leer aquello fuese algo solemne. Las hormonas, pensé. Pero eso que me pasó no fue únicamente eso. (Además de que no quiero escribir tontadas.)

<<La Piojosa Grande manoteó bajo el cuerpo del Gaspar, bajó la humedad caliente de maíz chonete del Gaspar. Se la llevaba en los pulsos cada vez más lejos. Habían pasado de sus pulsos más allá de él, más allá de ella, donde él empezaba a dejar de ser solo él y ella solo ella y se volvían especie, tribu, chorrera de sentidos. La apretó de repente. Manoteó la Piojosa. Gritos y peñascos. Su sueño regado en el petate como su mata de pelo con los dientes del Gaspar como peinetas. Nada vieron sus pupilas de sangre enlutada. Se encogió como gallina ciega. Un puño de semillas de girasol en las entrañas. Olor a hombre. Olor a respiración.>>

viernes, febrero 24, 2006

Y de nuevo...

Así le decía yo seis meses atrás:

Yo no quiero despreciar[les], al contrario, siempre intento ser lo más comprensiva que puedo, entenderles y ver las cosas a su manera, aunque sólo sea por llevarlo mejor, a veces me resulta
tan exasperante su reacción ante todo lo relacionado a mí. Si al menos me dejasen a mí intentar ser un poquito distinta a ellos... Yo no quiero ser [...] [así], y muchas veces me cierran las puertas, no quiero decir que ellos sean horribles, sino que hay aspectos de sus vidas con los que mis principios no concuerdan. No me gustaría someterme a alguien, por seguridad, apego, necesidad o cualquier otro motivo; no me gustaría pasarme la vida encadenando a gente durante poco o mucho tiempo, ni tampoco condicionarles a tomar determinadas decisiones por deslices que hacen tanto daño, y que yo no sé olvidar, y no quiero olvidar, porque ahí están, y puedo perdonar pero no borrarlos,y hay ciertas cosas que a uno le marcan y le hacen cambiar, para bien o mal (eso realmente no es lo que importa), pero me resultan tan ruines si en el instante que fuese hicieron sufrir o hacer caer una lágrima, o descargar una palabra dura sobre el último que la merece.



Hoy sólo digo que... Qué digo. Que me da pena que alguien con tantos años (¿tanta vida?) se avergüence ante una cría como yo de lo que eligió y sigue eligiendo cada día como su rutina entre una vida de libertad, de consciencia y de saber, esa cárcel voluntaria, el desprecio, la tachadura constante, incesante, el sonido de mi pelota de tenis al caer un escalón a cada paso, aquel día de asfixia, y el final incierto, un regolpetear hasta caer... y dejarse. Alejarse. Negarse a poder ser lo que ni siquiera sabemos (sé) pero que está no sólo para marchitarnos. (¿Collige, virgo, rosas? Me indigné hasta el punto de no hablar sobre ello.)

No intento hacer trabalenguas absurdos (ni siquiera sé hacerlos): es lo que otro día hubiese llorado, paseado, reído, mirado hasta quedarme ciega; no...

jueves, febrero 23, 2006

Tras una noche (no) estrellada.

¿Para llenarse los ojos con ellas?

No creo que a Mafaldita le valiese mi respuesta...

Lo único que no me gusta de este tiempo es el no poder mirar por las noches hacia arriba... (Viendo algo.)